marzo 11, 2009

Epitafio

Epitafio

Suavemente el llanto lloviznaba al poemario
ráfagas de relámpago con tinta sangrada
de abismos deforestados de vida olvidada.

Esfumándose despacio partió el hombre visionario
bajo la escarcha fría de un escondrijo imaginario.

Desolada eximía al libro mojado de la nada
una brisa aromada de un enamorado calvario
que en su epitafio abajo decía; la nada es sagrada.

Leopoldo Sánchez
Derechos de Autor
Dos palabras

No hay comentarios: