febrero 10, 2009

Impregnada Se Iba

Impregnada Se Iba

Impregnada se iba… no era ni el sueño.
Se iba de sí, por la puerta abierta a la ausencia, inerte
línea a muerte, nívea en neblina del deseño
temerario en cuanto aislada despierte.

Se iba por un camino de hiedra de fondo sombrío.
La siembra no era el sueño. ¡Laura sin mi sola se iba!
Puerta de gruta, inerte a voz del río
un silencio despiadado le silba.

Desaliva, se traba. Me habla de cuánto me quiere,
en el tronco, allá en las hierbas del nosocomio
van fumando seres diferentes lo que el ansia requiere.
Eso de cuánto me quiere en mi es un afable encomio.

Ahí, abierta la puerta a quererle. Mas su mirada
de albor a plenilunio ansia ser seducida.
Puerta en niebla es martirio y predice lo que degrada
pese el amor sea todo sobre la vida.

Impregnada se iba… la puerta me clausura
su persona indefinida y sensual sin más respeto.
Laura se acuesta en un catre. Y entre la noche oscura
llega la luna llena en un sueño indiscreto.

Leopoldo Sánchez
Derechos de Autor
Dos palabras

No hay comentarios: