noviembre 17, 2010

Unialterpea 2 de 6

Unialterpea 2 de 6

2

Efraín ha descubierto el esplendor de los sonidos que se oyen a través de las canciones “Prelude-Song of the Gulls and Islands” en un etéreo caleidoscopio con diversos laberintos interconectados. Son tres sombras las que hace su trayectoria por esos recintos. Cada camino es efímero y abstractivo. En una de las bifurcaciones mira algunas pautas sinfónicas de Rachmaninoff. En ese sendero alternativo aparecen reflejos fósiles de un anillo oblicuo, entre impresionables y realzadas grecas donde se plasma una a una la cadena de la existencia. Sobre el punto céntrico de un elástico laberinto de lóbulos burbujeantes oscila un todo. De algunas de esas pompas los hollejos estallan destellos de lo que ha ocurrido en anteriores encarnaciones mostrándole infinidad de callejones por donde “recordarse” le ha hecho ser un Ser más pleno.
Efraín recorre confiado un laberinto triforme azulino que cambia de camino cada vez que pasa de una idea a otra (comúnmente, una cada ocho instantes). La transformación es inmediata y de repente sigue la silente huella recóndita de la sabiduría, pues el éxtasis trascendente está a su alcance. Los movimientos de enigmáticas rapsodias le atraen al terno laberinto de un eidético incorpóreo. –“El Yo es ilusorio”-si bien lo ha comprendido a la separación carnal de su anímica presencia. Cada vez ha sido procreado para nacer su alma y aún no lo ha logrado. La Creación Original de la Vida lo parió esencialmente para su iluminación, donde, desde esa forma, sería el creador constante de un espíritu inmarcesible.
Un atajo ilusorio de apegos contritos culebrea sus dimensiones. Lo elude. Es la ruta engañosa de lo que resta en la mente. Póstumas sensaciones que en la dimensión terrenal hubo vivido.
En cuanto el atajo se va desvaneciendo ve el estímulo de una sucesión de placeres diversos, una disolución orgásmica invade el meandro haciéndole estremecer íntimamente dentro de ese vínculo.
Poros de raras texturas trémulas se contraen y expanden entre pretiles insinuantes que le hacen introducirle en uno de los intersticios delicados. Desde allí el escenario es increíble. En cuanto desaparece en su totalidad la estrada percibe en ese fondo un nuevo deleite, ensimismado de música persuadida por la unicidad. Imaginado en un retículo de sonidos hasta ese momento nunca antes musicalizados puede escuchar los movimientos que han existido desde el anonimato que se han conservado en un mensaje para el futuro cuyo lenguaje se actualiza a medida como las hojas de los árboles brotan ilusionadas para cuidar las cosechas nacientes.
En la cadencia, un cúmulo de notas hermanadas, figuras imprescindibles, efigies musicales se manifiestan expandiéndose en los túneles para dar armonía a las imágenes que Efraín ve entusiasmado, consciente, siendo en ellas parte inherente.
Los laberintos ebúrneos palpitan tatuajes de corazones que ondean entre rampas oblicuas sus trípticos emocionales. La percepción es transparente y explícita. La inmensa y profunda perspectiva serpenteante absorbe con oboes y violines conmovedores las inconclusas ideas del último momento. En su explanada de rosetones inexactos coexisten infinidad de ideales múltiples que no se olvidan del gran esfuerzo puesto por los invencibles espíritus comprometidos. Cada uno de ellos perdura en su valentía salvo algunos conceptos individualistas que hacen por bruñirse en beneficio de la unidad.
Al llegar a un laberinto epigramático las inscripciones en plumajes tenues le narran cadenciosamente mantras de regocijo. El mensaje evoluciona inequívocamente por la encuadernación variable de instintiva búsqueda. El flujo de ideas serenas irriga en una fuente ilustrada con los episodios de un embeleso consciente donde salpican imágenes. Sueños manifiestos de seres iluminados bailan divertidos al chasquido de lenguas enfáticas. En todo aquello un maravilloso y afable manantial en forma de libro abierto. Escritura evolucionada de la hondura. Evidencia catártica del manifiesto infinito.
Un laberinto, que palpita alojado en las confluencias espontáneas, lo guía con intuición por el pasaje donde el amor es único (su rastro se muestra con delgadas huellas). Lo afirma ahí como un observador. Efraín observa el orto siendo uno con el cosmos al compás de un clarinete que alcanza la repetición de la séptima octava y que hace virtud de apreciar su alma. Ve en él esa consciencia universal. Es y se manifiesta desde el mismo siendo en lo absoluto y lo auténtico. Un enjambre de murmullos se encarama de la congénita música de Unialterpea en tanto la continuidad procede en su expansión. De ese modo ahí se encuentra ahora lúcido. Dentro de estos laberintos ha visto el principio.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

octubre 30, 2010

Repentinamente

Repentinamente

Repentinamente aquí estás, te pienso,
dormido advierto tus manos, se acercan,
cual nube esfumo mi forma y ahíncan
soles esenciales de tu universo.


Momentáneamente es todo inmenso,
imantan escalofríos que abarcan
la psique dándola a donde convocan
imágenes de un trance tan intenso.


Simultáneamente me transmudas
de la oquedad labial al infinito,
de la cavidad íntima desnudas
cuanto estigio de algún impulso ignito,
pero de repente te vas, no dudas.
Absorto quedo ante un sueño inaudito.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

octubre 27, 2010

Unialterpea (1 de 6)

Unialterpea 1 de 6


1

Sintió el proyectil justo al enclavar en su corazón la noche de un sábado lluvioso que relajado escuchaba a oscuras del reproductor de sonido el LP –“Islands”- del grupo progresivo “King Crimson”. Su pecho sangrando y sus ojos inertes y vacíos le movieron a salirse a convergir el todo y el secreto de la continuidad genuina.
Efraín se ubica en la dimensión de Unialterpea. Sólo observa siendo desde el trayecto de una saeta etérea acanalada. Resplandece sobre una vista transversal y advierte lo que “Es” en esa causa que ahora asoma al ente que le subsiste.
El acontecimiento lo extasía como un precursor de la inmortalidad, funículo permanente de la vasta conciencia. ¡Qué armónica estela revelada de profundas esencias!
Ahí se manifiesta, entre los corpúsculos eternos brillando unido al indivisible sueño del principio. No obstante parezca algo imperceptible. Las flamas dialipétalas se proyectan de entre múltiples órbitas de escafandras cónicas las cuales giran sobre una ajedrezada almanta. ¡Qué luminosidad en consecuencia! En esa rúbrica absoluta, está el gozo, Las formas en las imágenes traslucen profundas. ¡Qué bellas formas adquiridas!
Fluye atento por los sonidos predilectos de los númenes. Inéditas notas con su eco viajan en el aire trascendente y el ritmo lento gira desde una clara sincronía. La unicidad de su plectro en un sencillo y emocionado canto.
Unialterpea, por si acaso, tiene indeterminados espacios con diversas revelaciones. Múltiples secretos esenciales, como los que Efraín antes encontró escuchando su música predilecta. Le era irresistible divagar en esos sonidos. El disco rayado no renunciaría hasta prever la puerta de su destino.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

octubre 20, 2010

Fusionando Corrientes

Fusionando Corrientes

Alma con el fin de ser atractiva para los muchachos más populares del barrio decidió arreglarse de la siguiente manera: después de haber pintado de negro el cabello y las uñas, cubre su espalda con una traslúcida capa negra dejando el frente descubierto para dar a ver a través de la blusa un hermoso y amplio escote, hace encender con su agraciada figura una sugerente falda negra que deja apenas a los borceguís negros asomarse, y lleva una rosa acrílica negra en la mano donde usa un guante a cuadros negros y blancos que le llega hasta el codo. De su “IPod” con los audífonos a todo volumen en sus oídos, escucha a “The Cure” que es su grupo predilecto desde que escuchó por primera vez el disco “Desintegration”.


Por el contrario, Rogelio, quien en adelante habría de ser su enamorado, un joven un tanto más sencillo, hace su arreglo sin importarle mucho las corrientes actuales, aunque por lo regular, si está dispuesta, termina por usar la camisa negra floreada con alguno de los pantalones de mezclilla que nunca ha lavado al igual que su chamarra, y él estudia la preparatoria y pasa por el barrio donde vive Alma y los muchachos cuando lo ven pasar por sus rumbos, le miran con indiferencia mientras inventan poemas que por lo regular dicen: “No juzgues a nadie por su apariencia ni por nada, mucho menos juzgues a quien ha de amarte” y de igual manera: “Observa tus sentimientos y piensa qué tanto son verdaderos.” Por cosas de las fusiones es que Alma sin lograr llamar la atención de estos chicos decide estudiar la preparatoria con su singular estilo, mientras Rogelio en el aula a la hora de descanso tiene alrededor a sus amigos cantándoles con su guitarra las canciones de Serrat y Silvio. Los caminos a veces se juntan cuando menos se espera, y Alma le escucha desde afuera y entra a ver si quien canta es aquel muchacho que pasa por el barrio, y se miran y se quedan después conversando como si siempre hubieran sido amigos.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

octubre 17, 2010

John

John

Imagina, tu canción ante todos,
John Lennon,
que la estamos cantando
siendo ahora como himno.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

Amor Bilateral

Amor Bilateral

Será que afuera parece una orquídea; pero aquí, adentro, es la forma de una mujer y entonces sin que alguien perturbe nuestro juego pasional seducimos las cósmicas imágenes de un jardín secreto.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

Cuarentena Circunspecta

Cuarentena Circunspecta

Tal vez alguien te hubiera deleitado
si hubiese sentido su ser donde habitas un ángel
(sobre, ese ángel, siento que te hayas perdido
del goce excelso porque no querías otro desencanto)
¿Qué argumento en realidad demarca
a vivir bajo una máscara que aparenta ser feliz?

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

Paladar Íntimo

Paladar Íntimo

La fantasía es un antojo.
Sabe como si fuera golosina apasionante.
Embelesa por su buen gusto.
Es el néctar que el iluso apetece
estando por los brevedades solo.


Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

octubre 14, 2010

Homúnculos

Homúnculos

Descubro del crepúsculo,
de la poquedad emergen homúnculos voraces,
del claroscuro actúan oraciones
que imagen de fe suele conceder.


Descubro del culto de los hampones
el sufrimiento inclemente en los hombres
del precepto que los hace perversos
hasta la supresión de las costumbres.


Descubro del luto destrero
de la rabia de las almas heridas en su orgullo
del puño cárdeno entre los rincones
la inmoralidad del astuto
en las calles de un barrio impuesto
a padecer lo que envician estos homúnculos.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

octubre 12, 2010

Has

Has

Has que el amor te encuentre,
ve a ti en tanto se da,
yo sé de un eco al sol
que en su voz se oye más,
has libre el hoy del niño
sin infringir su edad…


Has que el bien no decline,
favorece a su espíritu
no sin ir a la acción
de una razón con luz,
has visible a tu amigo
sin intrincar su intuir…


No niegues ser sensible,
aún hay donde amar,
la voz está en nosotros
y su albor te hará actuar…


Has por ver tus anhelos
donde está la verdad
no sin sentir su culmen
en pro a la humanidad,
has posible un camino
a partir del amor…


No niegues lo que vives,
aún hay donde estar,
el amor es un todo
y en él vamos detrás.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

octubre 09, 2010

Actores

Actores

Más de una vez te han plagiado a través de mí,
Trovador de la libertad.
Les he visto bizquear en tu canción
Pero más en fin
sólo soy un actor más en este burlesque.
Tenemos el antecedente
de haber heredado tu suerte en batallas que sirvieran
a la igualdad,
ideologías, revolucionarios y gente
eran el corazón del hombre Americano.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

octubre 07, 2010

Tu Musa

Tu Musa

Sola donde se ven algunos
tan solos apresurados en su labor.
Nocturna por lo bajo de una noche
urgida de frazadas para vagabundos.
Encuentra el hambre de los pobres
en la riqueza.
Guarda el sobrante del virote
en la hoya del cadáver.
Sabe de qué nuevamente podría hacerlo
si para ese entonces siguiera en su razón.
Caminante, ella es tu musa.

Tu Musa

Y síguela en tanto dé sus sombras la luna
en las que se verán tal y como ambos son
pues sabrás que su utopía te puede dar
razón de esa convicción que no desconoces


innova en su idea con flores
de una íntegra consciencia, crea
tu bosque a una ideología única
y hazla cantar desde el corazón de todos los hombres
(infinitas imágenes de los Colores del Prisma en los que se mira de un hoyo
interrogar por la equidad)

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

De Descanso

De Descanso

Al último cantó una melodía, un árbol como guitarra pulsó en su corazón. Ocurrió cerca de las once, y fue a la hora cuando junto a sus compañeras cumple con el turno de la noche.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

Advertencia


Advertencia

Esto no es como si nada pasara.
¿Acaso no ves toda esa matanza?
¡Cuánto llanto entre sangre humana!
No disimules ni te calles
o de ti me prevendré tal y como hago con ellos.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

octubre 03, 2010

De la Paz

De la Paz

Oh, quienquiera que tú seas,
la paz ha de crearse a través de ti
de acuerdo a como eres,
y el amor,
¿no irá manifestándose en los sucesos
de tus movimientos?

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

No se Olvida

No se Olvida

Tanto como hace cuarenta y dos años
hubo olimpiadas,
hubo sacrificados.
Sangró la plaza de las tres culturas
a conveniencias de “Gobernación”.
La justicia no estuvo de su parte.
Ahora no se vive tan distinto,
esta es una razón más que te
congrega,
es otra nueva oportunidad.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

septiembre 29, 2010

Únicos

Únicos

O es uno
o es otro
¿Qué algotro
como uno?


¡Ninguno
como otro!,
de esotro
no impugno.


Que se una
en sangre,
en juicio,


no impugna
que integre
mi omniscio.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

Yolanda Me Dijo Adiós

Yolanda Me dijo Adiós

Yolanda me dijo adiós esta tarde.
Se despidió luego de un verso lento, radiante en claveles.
Un poco antes mencionó tu nombre: ¿Lo escuchaste en la voz de los jazmines?
-Sí, y lo oí entre los alcatraces también.
Era de noche cuando me quedé escribiendo mientras volaba y titilaba entre las flores como luciérnaga. Le hablé en ese poema hasta que me dio el día.
Salí al jardín y con amor regué los rosales y ahí me vi contigo.

YOLANDA ME DIJO ADIÓS

¿Quieres aún oír en las melodías de Yolanda?
¿Quieres aún encontrarle al leer entre estas líneas?
Muchacha de mis nocturnas inspiraciones, he escrito cada verso para hacerte imaginar
nuestras conversaciones.
¿Hacia dónde irradiarán tantos claveles? ¿Hacia dónde va ella?
¿Hacia dónde va su fragancia abundante en amor?
Sé que ahora Yolanda está lloviendo claveles; sin verle, puedo imaginarle en tu presente cercana
por el sencillo deleite de estarle recordando.
Te asías a su mano como haces con la mía, y es por eso que me dejó hacer este poema.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

septiembre 28, 2010

Sobre la Espiral

Sobre la Espiral

Andas por la angosta línea del equilibrio,
Convienes, no romperla al convenir la violencia.
Florece, impide las voces de la decadencia
mediante personas plenas en libre albedrío.


Mas adquiere persistencia sublime de juicio
de cada faena injuriosa que uno presencia.
Danzan aves rapaces donde mi vista aprecia
donde cualquiera que ahora es un logro del vicio.


La tierra alaba después que ha llovido: florece
donde un camino fecundo atrae mariposas.
La tierra retoña entre amigables pensamientos.


Sobria, paciente, no ahíla, no desaparece.
A modo de elocuencia, cantor: nombras las cosas.
Con entereza convienes a estos sentimientos.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

septiembre 25, 2010

Tragos de Tequila

Tragos de Tequila

Llamo al compa a tomar unos tragos de tequila,
los vasos chocamos pletóricos de entusiasmo
y brindamos por la ausencia que un día nos quiso,
que de alguna forma aparece en nuestras memorias.
No es que la ausencia de aquel cariño nos convoque
pero sus nombres sobrevuelan nuestros recuerdos,
aunque oigamos “Y nos dieron las diez” en la calle:
no hemos bebido como para ya estar borrachos.
Cuando la amistad cual botella llena de vino
nos invita a beberla bajo ningún perjurio,
nos hermana con la música de aquellos años,
declara su verdad entre lo hondo y lo tangible,
y así bajo los efectos de un tequila añejo
regresamos a un tiempo que hemos hecho sagrado.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

septiembre 24, 2010

Circunstancias

Circunstancias

Un ave ve a un pastor alemán correr en sentido circular tras su cola, la toca con su hocico. Encubierto entre las ramas de un árbol cuida a sus polluelos de un halcón que en forma de círculos ronda el cielo a espera de cualquier descuido. En esa espera están los chiquillos alrededor de una provisión de grava con resorteras en mano para cuando el ave asome, el halcón baje o el pastor alemán se acerque… La situación resulta fatal y el dolor está entre la parábola de quien en uno de estos personajes se mire.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

septiembre 23, 2010

Reiterativa Sucesión

Reiterativa Sucesión


Soñó que en un sueño se soñaba soñando despierto; despertó en ese sueño y se vio soñar el sueño donde soñaba despierto, y de esta manera iba cada vez despertando donde se veía estar soñando a través de un sueño donde soñaba que estaba soñando despierto, y así continuó viéndose soñando hasta que se durmió en el sueño y soñó que en un sueño se dormía soñando el sueño donde soñaba despierto. Ya de día, despierto, aún le persistía esa extraña sensación reiterativa.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

septiembre 22, 2010

De Semáforos #26 "La Joven Naturaleza"

La Joven Naturaleza

Encontró a la primavera en su cuerpo y, mientras se acomodaba las trenzas, vio cubierto y adornado de flores blancas su pelo. Le excitó como salían a través de su piel, y cuando menos lo imaginaba, estaba vestida entre mariposas y pájaros. Se dejó estar en el júbilo de esas alas, y como todo parecía perfecto, el sol se unió a su felicidad. Era previsible, el invierno no conquistó su corazón.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

De Semáforos #25 "El Copiloto"

El Copiloto

Conduce hacia el infinito tu espíritu y deja que los semáforos sigan en rojo, amarillo o verde. –Dijo alguien que según él, era a veces “Nietzsche”, otras “Gurdjieff” y las demás, “Nadie”.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

De Semáforos #24 "En la Misma Debilidad"

En la Misma Debilidad

Esa tarde el arte exhibió su intimidad en una exposición colectiva exhibiendo a espectadores, críticos y a propios expositores, habiendo entre ellos; dibujantes, pintores, escultores, fotógrafos, escritores y a toda relación con la manifestación del ego.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

septiembre 20, 2010

De Semáforos #23 "Vuelo Alternativo"

Vuelo Alternativo

La gaviota planeó hasta ahondar por la acuosa niebla tergiversada de los seudointelectuales descubriendo que en el aquí y ahora se fluye por todos lados.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

De Semáforos #22 Golondrinas

Golondrinas

La mató por traición. -Por si acaso o por las dudas, llora la viuda.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

septiembre 19, 2010

De Semáforos #21 TV Manía

TV Manía

Tanto le enojaba la noche que optó a dormirse temprano. No era a diario, sólo cuando su tv carecía del cable.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

A Fin

A Fin

A fin de que tus lágrimas sean mar y viceversa,
y tu alma la luz del sol,
sean en amor tus sueños;
habrás de observarte constante en el hoy.
A fin de que seas en realidad
y te despliegues libre del yo,
de un canto profundo has de crearte,
habrás de observarte constante en el hoy.
A fin de que te eleves siendo el cielo,
fluyas siendo como el arroyo,
te difundas con los sentidos dispuestos;
habrás de observarte constante en el hoy.
A fin de que seas en esencia,
hagas la vida suave y te mire el sol
libre con el deseo que infinita;
has por mirarte constante en el hoy.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

Qué y Quién

Qué y Quién

¿Qué eres tú?
¿Qué soy yo?
¿Qué somos nosotros, ellos y los otros?


¿Qué flor
es al alma,
qué vida aparece
sobre el lodo;
que resplandece
de las sensaciones
que entre las canciones
abrazan todo?


Entonces: ¿Quién eres tú?
¿Quién soy yo?
¿Quiénes somos nosotros, ellos y los otros?

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

septiembre 14, 2010

Canción

Canción

El otro lado es sueño
que convoca amapolas,
que recobra el inicio.
Uno ha visto la vida
a la idea de su razón.
El amor que logra a iluminarle.
Sigue tu canto,
esta es la canción que se nos
entrega,
esto es ahora.

Leopoldo Sanchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

Como Alas

Como Alas

Oh, Yolanda,
ante mi han floreado tus claveles
como alas de colibrí,
y yo,
¿cuánto podré conservarles en la luz
de tu espíritu?

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

Volando entre sus Claveles

Volando entre sus Claveles

Tienes un buen recuerdo
que extiendes de un escrito contraído
para alentar a todos sus claveles;
se lo despliegas a las mariposas,
sólo a las que rozan con su canto a las formas.
Si apreciaras el ritmo de su danza
oirías al amanecer
los verdaderos sonidos del mundo
que son por lo que de inicio has venido;
percibirías
la increíble hazaña de sus pinturas,
es cierto, todo es en cuestión del hoy;
despertarías,
te verías contigo en sus claveles
que tan humildemente se dan ante ti,
es cierto, todo es en cuestión de quien en verdad vive,
tú has llegado a leer
la alegría de esta tierna señora,
te has deleitado al ser
el ángel de su edén por sus distintas flores.
Tú sigues estando en su cielo:
con el lozano viento de montañas
que recién te dispones
inhalar mientras arreglas tu pelo
y las mariposas inspiran
a sus poesías futuras.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

septiembre 09, 2010

Última Foto


Última Foto


Encuéntrame en las flores.
Encuéntrame al oler claveles.
Te habla un amor que ha estado contigo.
Encuéntrame despierto.
Encuéntrame en el césped de los soles
me dice un ser que fue mi madre con su mano de recuerdos.
Encuéntrame en las hojas.
Encuéntrame en el ser que te acaricie
le oye el otro lado donde también afirmo los recuerdos.
Entonces veme.
Dile hasta dónde
se ve el cielo que aparece en las flores
iluminado por el justo sueño.
Qué tanto hemos estado para vernos
Le dices durante las noches
cubierto con el viejo abrigo oscuro
conversando a solas con ella en el jardín secreto.
Relumbra el cielo,
se rocían mis ojos
o será la lluvia que humecta
la última foto de Yolanda donde escribiste su nombre
con un brote grana de sus claveles.
Encuéntrame en las flores
Encuéntrame al oler claveles.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos palabras

Sueñan sus Claveles


Sueñan sus Claveles

Los claveles que de noche soñaste
sueñan que tu corazón es un árbol
y las hojas las señales ilimitadas de Yolanda
y los frutos la fértil sangre de un dérmico sol.
Las montañas y los carmines de ilusiones
han querido cubrirte en las tempestades hacia lo irrealizable,
aunque si atiendes entre cojines las flores conservan la calma,
aroman inocentes por tu espíritu con su plática mágica.
Retén su imagen, en tu ámbito y psique,
en el sol de un día apacible,
en aire unánime al que estalla en los jazmines,
pero sin el popurrí de un sonido descortés.
Siempre cerca de sus claveles, está alegre con alguien.
Pues tú, las aves, las flores, la música –le descubren a toda hora.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

septiembre 05, 2010

Si Miraras de sus Claveles


Si Miraras de sus Claveles

No olvides –los claveles que te advierten
están distantes de los callejones
de una nostalgia sempiterna
que Yolanda espera no hunda tu corazón.


¿De ellos cuidarás? Sabrán estar en tu último trance-
florecer de tus cenizas- ser tus hespérides
de amor. Algunos
fusión eviterna en tus cogniciones.


Ella lo hizo –fue ella amable- siempre reía.
Vio sus claveles bajo el cielo.
Las hespérides fueron las lágrimas en sus ojos.
¿Será que están en tu alma?

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos palabras

septiembre 04, 2010

¡Cómo les Dice!

Cómo les Dice

Quieta estela de Yolanda al matorral de claveles opalinos,
flujo alegre de capullos que de un poema humedecen su tierra,
¡cómo les dice que todo es amar!,
¡qué observa por libertad lo que está frente a sus ojos!,
¡qué despierta al verlos despertar con imaginación!

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

Unánimes Miradas


Unánimes Miradas

Ahí Yolanda parece fulgir
en un trino jilguero
y aquí su recordación manifiesta
mariposas en vuelo.
Han acontecido de sus claveles
unánimes miradas-
cielos circunfusos que en su chispeo
se impregnan de alabanzas.
El lenitivo que consiente siempre
es su infinito beso-
cielos en un entretanto espontáneo
al canto del jilguero.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

septiembre 01, 2010

¡Cuánto Sueño!


¡Cuánto Sueño!

Sus claveles emergerán
aunque no esté más su fisonomía,
te aromarás con su perfume que entra
a tu esencia, en tu limen,
y en Yolanda advertirás la tez de un día inimaginable.


Y oirás, -¡cuánto sueño en mí!, ¡cuánto cielo!
Lo dirá pulsando tu mano que fue su cardumen.


Os dio flores. Son sus claveles
en tu urbe, en manos de un nuevo ser
dura su vida, a quien bruñes
para que el sol le exprese, subraye su historia.


Embebe sus hojas al aire,
al mediodía, por la tierra cálida,
riega sus claveles desde tu limen.
¡Cuánto sueño en ella! Duerme su vida!

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

agosto 31, 2010

Después de los Despueses

Después de los Despueses

¿Qué fue, después de los despueses, más que un clavel fiel en un ramillete de su mismo néctar? Le hueles a veces cuando lees,
te aíslas al olerle -y su aroma te viene en claveles.


¡Quién sino en ti su néctar!
¿Afirmas que en tu néctar siempre hay ese
aroma de cuando te cantaba sus canciones?

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

agosto 30, 2010

El Éxtasis de los Canarios


El Éxtasis de los Canarios

Distinguen los claveles espontáneos.
Sobre estos pétalos se ven volar canarios
que suspenden sus alas, -persisten las de Yolanda-.
Sus trinos hienden su amoroso recuerdo en tanto trascienden
sus causalidades a modo de constelaciones.
Al vuelo, los botones sobresalen,
atraen los canarios, invitándolos,
con aromas alegres y apacibles.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

Soplo de Yolanda

Soplo de Yolanda

Al alba de este día
sintiéndole a la hora de despertarme,
he escrito uno de los claveles que Elizabeth
leerá tranquila desde un mensaje, he oído a su madre
y lo he encaminado para unos cuantos amigos.
Sin embargo, antes a ella se lo leería.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

agosto 27, 2010

Aves

Aves

Entre los claveles
que son para Yolanda,
hay los que quieren llegar hasta su alma
como aire de abanicos,
algunos como lluvias
al brío de su filigrana
y los otros como aves,
retozando por las ramas húmidas
anhelando ver su ráfaga.
No me descuido por decir
que tú eres una de esas aves
y en ello está el vuelo.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

Las Puertas

Las Puertas

Les dices que entre los claveles
se hallan las puertas al alma de las libélulas,
pero por decirles cómo encontrarles
qué más verían entre los claveles
(porque tú conoces lo que hay en los claveles)
¿qué presencias descubrirían?
“De entre tantos claveles
no sólo están las puertas al alma de las libélulas”
y tú desde el inicio lo sabías.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

Efluvio de Claveles

Efluvio de Claveles

Los claveles
forman hálitos
de mujeres
que en simientes
como ofrendas
dan plegarias
y sonrisas.


Inhala, dice un ramillete, Inhala el adagio de Yolanda a tu ser.
Aroma como los claveles. Por todos lados.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

agosto 25, 2010

El Rocío de los Claveles

El Rocío de los Claveles

¿Percibes algo más desde el rocío
de los claveles donde
Yolanda despercudía sus ojos?
¡Qué tanto se advierte en una delicada mirada
mágica, abstraída a una delicada luz
los húmedos claveles se le aclaran!
¡Qué tanto se advierte un retoño expresado en recuerdos
por los múltiples claveles de su huerta!
¡Qué tanto se advierte en una siesta despierto!
¡En los alcatraces bajo la luna!
Su hálito ha cultivado
sus claveles dentro de una Oaxaca
donde es el viento de sus hijos.
¡Elizabeth, canta con alegría
que ves más de sus claveles bajo el rocío
de la armonía!

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

agosto 24, 2010

Florero

Florero

Y los claveles bastan
bastan al mencionarle
bastan por todas partes
cada uno se ha atraído de su orto
cada uno dentro inmerso al firmamento.
Ciernen la soledad
que ha quedado en el rostro
ciernen la ruta de las traslaciones.
Y los claveles bastan.


Racimados en un florero humilde
puestos en la repisa del candil
los claveles para Yolanda bastan
como poemas de escientes cantores
como cánticos de escientes poetas.


Claveles irradiados
por los claveles que ama
vida consolidada,
cada uno con amor
quiere estar en el corazón de todos
con sólo mencionarle en todas partes
interpretando desde lo más hondo
que los claveles bastan.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

agosto 22, 2010

Oliendo sus Claveles

Oliendo sus Claveles

Han salido claveles
que huelen a ella.


Percibo en el espacio
tantas emociones simultáneamente
pero hallo una imagen abismada,
la hallo en relieve mágica
se eclosiona le observo conservo su guiño
moja los retoños con pericia.


Acaso imaginaste sus capullos
poniendo en duda que los olerías de repente
inclusive hasta que secaran los pétalos
para mantener su permanencia hasta el último pulso de tu corazón.


Y si la quisieras ver
qué no harías por regresar para decirle
que no has dejado de oler
sus claveles para poder estar siempre consigo.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

agosto 20, 2010

Tripudio

Tripudio

Te conmueven sus claveles.
Conmueven por todas partes
serranías, calendas, bailables.
Las chilenas como en esos años.


Tú le conmueves.
No es hoy el fin con sus gladiolos
el día el alcatraz la mariposa,
todo en acuerdo con el universo.


Pasó por ti a un taller de calzado
algún recuerdo vago
tendrás en la memoria.
Si pudiera te asiría a su mano.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras

agosto 19, 2010

Intervalo

Intervalo

Claveles para Yolanda pide un canto.
Claveles que insinúen ahora su sonrisa eterna
y ahí una corriente transcurre infinita
está extendiéndose por una fastuosa candileja,
ahí resplandece un cardumen de estrellas
ahí resplandece un templo
ahí llueve la tranquilidad sintiendo el corazón
la orquesta irradia luces no olvidadas.
Claveles para Yolanda pide un canto.

Leopoldo Sánchez Arenas
Derechos de Autor
Dos Palabras